LLAMANOS 34 91 535 89 90

¿Qué es importante para que el enoturismo sea fuerte en una ruta del vino?

Es importante destacar el valor enológico-cultural de los recursos o servicios enoturísticos. Sin cultura del vino, no hay enoturismo.

Enoturismo | 2017-07-06 10:06:17


La cultura del vino es el eje temático de este producto/servicio y el turista debe percibirlo durante todas las etapas de su viaje enoturístico y en cualquier componente de la cadena de valor enoturística.

En el destino debe poder “respirarse” cultura vitivinícola. El valor enológico-cultural determina el peso del elemento vino como eje vertebrador de la experiencia turística. La capacidad temática del vino es enorme, dado que se trata de un elemento cultural de gran valor y que transciende a toda la sociedad productora, y cuenta por tanto, con la fuerza suficiente para cobijar una enorme cantidad de servicios, actividades, patrimonio, folclore y vivencias turísticas.

El volumen de recursos vitivinícolas de un determinado destino que se integran en la experiencia enoturística, es una variable muy relevante para determinar la capacidad de un territorio de atraer y satisfacer a sus visitantes. Por lo tanto, un territorio que desee adquirir el reconocimiento como ”Ruta del Vino”, ha de contar con bodegas visitables en el propio territorio del destino y diversas actividades de divulgación sobre la cultura vitivinícola.

La Cultura del Vino se convierte en el elemento diferenciador de los territorios enoturísticos que integran las Rutas del Vino. El carácter distintivo de los diferentes territorios se manifestará a través del vino y todas sus manifestaciones culturales: en las características arquitectónicas de la zona y bodegas, en festivales, en folclore, en la forma de trabajar la tierra y cultivar la vid, etc.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...