LLAMANOS 34 91 535 89 90

Preocupación entre los viticultores por la llegada de la fastidiosa a la península.

Los viticultores se muestran preocupados ante la confirmación de la posible plaga de Xylella fastidiosa que puede afectar gravemente a las viñas entre otros cultivos.

Cultura del Vino | 2017-07-05 09:40:43


Xylella fastidiosa es una bacteria con un enorme potencial patógeno sobre gran número de plantas. Provoca varias enfermedades de importancia económica, principalmente en cultivos leñosos como viñas, cítricos, diversos frutales de hueso, café y ornamentales. Su principal área de distribución actual se restringe al continente americano. Sin embargo, recientemente se ha declarado una alarma sanitaria al detectarse por primera vez en Europa. La llegada de la bacteria al continente es preocupante para España puesto que por sus condiciones climáticas, las áreas que presentan un mayor riesgo potencial para la expansión de esta bacteria en Europa son las regiones productoras de vid y cítricos del sur, principalmente la Península Ibérica, Italia y Grecia.

Ahora se han confirmado los peores temores para los agricultores y viticultores españoles ya que la Xylella detectada en Baleares ha dado el salto a la península por el lado de Alicante.

Los principales cultivos afectados son principalmente leñosos, y entre ellos destacan vid, cítricos, almendro, melocotonero, café y adelfa, aunque muchos otros son también susceptibles en distinta medida, entre ellos peral, ciruelo, aguacate, arándano, y distintos árboles ornamentales como plátano de sombra, robles, olmos, arces, liquidámbar, etc.

La Xylella. fastidiosa se transmite de forma natural de unas plantas a otras con la ayuda de insectos. El síntoma más característico de afección es el quemado de las hojas y brotes. Las hojas se secan de manera repentina, generalmente en primavera o verano adquiriendo una coloración marrón mientras los tejidos adyacentes permanecen amarillos. La necrosis de las hojas suele progresar desde la punta hasta la base de la hoja y no es  uniforme a lo largo de los márgenes de la hoja. La desecación se extiende con facilidad pudiendo ocasionar el marchitamiento total y la caída de la hoja.

La prevención pasa por actuaciones como  necesaria la eliminación de los árboles afectados y la vegetación silvestre circundante que pueda actuar como hospedadora de la bacteria, así como establecer un programa de vigilancia y en medida de lo posible reducir la población del insecto vector, principalmente los estadios juveniles.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...