LLAMANOS 34 91 535 89 90

¿Por qué existe tanta diversidad de comarcas vitivinícolas en Castilla y León?.

Castilla y León es una inmensa meseta situada a más de 600 m de altitud que forma parte de la amplia cuenca del Duero y en ella se configuran hasta trece comarcas que ofrecen la tipología de vinos más representativos de España.

Producción de Vino | 2017-10-03 16:50:11


Castilla y León está formada por una meseta con ligera inclinación Este-Oeste, rodeada de sistemas montañosos: al Norte, la Cordillera Cantábrica; al Noreste, el Sistema Ibérico; al Sur, el Sistema Central y al Noroeste, los Montes de León. Esta configuración geográfica le otorga un cierto aislamiento interior marcado por la altitud y la protección de los sistemas montañosos.

Existe  un gran  contraste  entre  todas las  comarcas, incluso entre las contiguas: en  apenas 60 km, desde  Peñafiel  (Ribera   del  Duero)  hasta  Rueda  o Toro el  salto  enológico  es  extraordinario,  sin  que  existan  accidentes  orográficos  intermedios  y  de  cierta importancia.

El  material de partida de los  suelos  procede del  relleno  de  cada   una de   las cuencas  y, por  lo  tanto,  su  naturaleza  está relacionada  con  el  área  fuente  por  lo  que muestran una gran diversidad.

En consecuencia el suelo es enormemente variado. El  clima  es  determinante  en  la  región  y muy diverso, sobre todo por la variabilidad de los   elementos,   y   frecuentemente   limita   la producción,  especialmente  por  el  régimen  de heladas  primaverales.

La  originalidad y  la  calidad  de  los  vinos dependen  en  cada  caso  de  la  fusión  de  estos factores  naturales  con  las  variedades empleadas, diferentes en  cada  caso. 

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...