LLAMANOS 34 91 535 89 90

Los oxigenadores y decantadores te ayudarán a disfrutar mejor de algunos vinos.

Algunos vinos, sobre todo los que son vinos de guarda y llevan tiempo cerrados necesitan respirar y oxigenarse, que entre la apertura de la botella y su consumo, transcurra algún tiempo. Algunos accesorios te ayudan a ello.

Cultura del Vino | 2017-11-23 15:56:45


Es conveniente oxigenar el vino que contienen las botellas de añadas más antiguas. El tiempo pasado en la botella hace que el vino necesite la presencia del oxígeno para mostrar todas sus cualidades.

Una vez abierta, la botella se dejará durante una hora u hora y media antes de ser servida. Si el consumo del vino fuese inmediato  y si esto no ha podido preverse,  se pueden utilizar algunos instrumentos que aceleren el proceso de oxigenación del vino.

Así oxigenadores y decantadores, que puedes adquirir aquí puede servir para ello. Los decantadores son jarras de cristal, con el fondo generalmente plano, con la pretensión de que los posos que escapen al decantado se fijen allí, y por otro, los embudos filtrantes, que son más pequeños y se denominan oxigenadores.

Existen dos razones prácticas para decantar un vino:

La eliminación de cualquier depósito Que se haya podido formar en el transcurso de un largo envejecimiento en botella (después de un tiempo, la materia colorante se hace insoluble en el vino).

 La segunda razón es dejar que el vino se airee, que “respire” Lo que propiciará la evolución del bouquet y del sabor de este vino.

Favorece la expresión de los aromas más sutiles. Si la botella se ha guardado casi horizontal (almacenaje correcto), habrá que tenerle en posición vertical uno o dos días antes de abrirla para que los posos se asienten.

El decantado debe hacerse lentamente, pasando el vino de la botella a un decanter (o decantador), hasta ver aparecer las primeras impurezas. El vino que quede en la botella no debe servirse.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...