LLAMANOS 34 91 535 89 90

La viticultura especial de la Isla de la Gomera.

La orografía abrupta, de muy difícil cultivo, es la constante de La Gomera; bancales con paredes de piedra en terrenos de fuertes pendientes que tradicionalmente han obligado al viticultor al esfuerzo y sacrificio.

Cultura del Vino | 2017-10-19 15:49:53


La isla de la Gomera está situada en el archipiélago Canario, en una posición central entre las islas de Tenerife, La Palma y El Hierro. Tiene una extensión de 369 km2, una altitud máxima de 1.487 metros y un perímetro de 118 kilómetros. La relación altitud máxima/superficie es superior a 4, encontrándose entre los valores más elevados del mundo.

No puede considerarse un solo tipo de clima para la isla de La Gomera, sino diferentes micro-climas en función de la circulación de los vientos alisios, la presencia de la corriente marina de Canarias, la orografía de la isla y la influencia del continente africano.

La historia registrada de la vitivinicultura en La Gomera arranca en el siglo XV, cuando fueron introducidas las primeras cepas en la isla a la llegada de los europeos. En el siglo XVII, a causa del derrumbe del cultivo de la caña de azúcar, la vid adquiere un papel predominante en la economía de la isla, sobre todo en la parte norte de la misma.

La isla de la Gomera presenta una gran riqueza vitícola, debido a factores humanos y socio-económicos. La vid se cultiva de forma rastrera sobre el suelo, si bien destacan en la zona de Hermigua los parrales de altura media, adaptándose a las irregularidades del terreno. La espaldera se ha instalado en aquellas parcelas que lo permiten.

Las características qie definen la peculiaridad de la viticultura en esta Isla es una gran diversidad de variedades viníferas entre las que destaca la existencia de una variedad considerada autóctona, es la variedad forastera blanca, presente en casi todos los tipos de vinos en la Gomera por ser una variedad mayoritaria, que aporta unas características típicas a los vinos de la isla, como es la alta acidez perfectamente equilibrada con el resto de los componentes del vino.

Los vinos tienen una gama cromática anaranjada, más o menos pronunciada en función de si son blancos rosados o tintos, que presentan prácticamente, todos los vinos.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...