LLAMANOS 34 91 535 89 90

La vendimia manual. El esfuerzo entregado al vino.

La recolección mecánica de las uvas de vino es común en muchas zonas de producción españolas, pero hay otras regiones en las que los viticultores tienen que llevar a cabo sus cosechas prácticamente de la misma manera que lo hicieron sus antepasados.

Cultura del Vino | 2017-09-05 12:23:50


La vendimia manual sigue siendo una práctica en las comarcas vitivinícolas españolas, es decir, recoger la cosecha completamente a mano. los vendimiadores seleccionan las mejores uvas y las cortan con la ayuda de unas tijeras o “corquetes”. Posteriormente, los racimos se colocan en cestaños o cajas que se vuelcan o se cargan en remolques para su traslado a la bodega.

Es un trabajo preciso que requiere de mucho esfuerzo por lo que eleva los costes de producción del vino pero el resultado es de excelente calidad.

Existen dos motivos principales para esto. Por un lado, muchos agricultores profesionales quieren mantener la tradición de tratar sus uvas con el máximo cuidado; y por otro, hay quienes no pueden hacer las cosas de otra manera, dado el terreno escarpado de sus viñas.

Esto ocurre, por ejemplo, con los viñedos de Ribeira Sacra (Galicia), las licorellas en terrazas del Priorat (Cataluña) y los viñedos de montaña de la Axarquía en Andalucía. Heroes de la cosecha, en muchas zonas como la Ribera Sacra, donde además es un peligro por las escarpadas pendientes. Por ello es llamada viticultura heroica.

En algunas de estas zonas si existen los llamados montacargas que salpican los viñedos más inclinados. Sin ellos, la recogida de la uva sería totalmente inviable en las riberas donde mejor madura. Es una ayuda factible, aunque a veces peligrosa, ya que hay que tener una mantenimiento y uso adecuado de estos montacargas para que no sucedan accidentes en lugares tan abruptos. Fuera de esto es prácticamente la única maquinaria que entra en estos terrenos. Por lo tanto la vendimia sigue siendo manual, al igual que se lleva haciendo ancestralmente.

En priorat el viñedo se desarrolla en un paisaje de increíble belleza, se denomina las terrazas licorellas, hacen referencia a la pizarra autóctona. Un vino que habla con voz propia, una voz única, la de su terruño. Un vino que se convierte en la voz de la llicorella, su más pura expresión. Al igual que en la Ribera sacra, el vino se cultiva en intricadas pendientes o costers llamadas aquí y los viticultores realizan grandes esfuerzos en la recolección.

 

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...