LLAMANOS 34 91 535 89 90

La Palma del Condado celebra sus históricas “Fiestas de la Vendimia”.

La Palma del Condado mantiene vigente una de las ferias y vendimia más antiguas de toda la geografía nacional. Seis siglos preceden al real de la feria de esta localidad onubense, prácticamente desde poco después de su creación como núcleo de población.

Ferias y Eventos | 2017-09-29 11:01:56


En 1398, el rey Enrique III de Castilla concedió la celebración de una Feria a La Palma durante los primeros quince días del mes de septiembre a petición de la Señora de la villa, Dña. Elvira de Ayala. A esta Real Feria, continuada hasta hoy, se le unió en 1961 la celebración de la Fiesta de la Vendimia del Condado, que nació gracias a la iniciativa del entonces alcalde D. Manuel Díaz García y un grupo de colaboradores que alentaron su creación. Era fácil justificarla: el vino y su cultura están en las mismas raíces de la Tierra Llana de Huelva desde la mítica Tartesos, incluso los árabes la mantuvieron para el consumo de pasas; y con la conquista castellana la vid desempeñó un papel importante en la repoblación por tratarse de una planta que necesitaba atención y cuidado todo el año, y el hombre se asentaba junto a ella. Otra razón poderosa era, indudablemente, animar la Real Feria.

Los bodegueros de la comarca aplaudieron la decisión porque contribuía a la promoción de sus vinos, ante su declive y los nuevos hábitos de consumo; y, además, ya existía en otras denominaciones vinícolas. Se pretendía que fuera rotatoria por los municipios del Condado, pero, al final, fue La Palma la que la echó a andar y la ha preservado otorgándole la relevancia que posee hoy.

Aquellas primeras fiestas de la vendimia se desarrollaban durante dos días y su protocolo estaba constituido por los Juegos Florales y Coronación de la Reina (primera jornada) y por el propio Acto de Nacimiento del Vino (segunda jornada). Numerosos son los poetas, mantenedores y pregoneros que han pasado por su escenario, incluyendo Premios Nacionales de poesía. También los Capataces de Honor han sido tantos como número de ediciones se han celebrado. Si bien es cierto que los bodegueros ocupaban por los años sesenta ese cargo de Capataz de Honor, con el tiempo lo fueron adquiriendo personalidades muy destacadas de la cultura, las artes y la política.

En 1975 se unificaron las dos jornadas. Desde entonces el protocolo aglutina en un solo ritual la parte lírica con la parte vinícola. La Coronación de la reina, el Nombramiento del Capataz de Honor, la Bendición de la uva ante la imagen de Ntra. Sra. de Guía y su posterior Ofrenda, el Acarreo del fruto de la vid hasta la prensa y el Nacimiento del vino constituyen las partes de una fiesta que, junto a la Real Feria, fue en 1972 declarada Fiesta de Interés Turístico, apelativo al que se le añadió en 1997 Nacional de Andalucía.

Cada año cambia la dedicatoria de la fiesta, hecho que permite dar entrada a un nuevo argumento que articula el protocolo general. Este año de 2017 tiene como dedicatoria "Cervantes en La Palma".

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...