LLAMANOS 34 91 535 89 90

Enoturismo de éxito: El Responsable del Departamento

El responsable del departamento de enoturismo ha de contar con una serie de valores o virtudes, que le identifiquen con el puesto de responsabilidad que ocupa, posicionándole como administrador efectivo.

Enoturismo | 2018-07-19 12:58:59


El enoturismo no puede ser una actividad donde cada uno tira hacia el lado que le interesa, sin organización, intercomunicación, desarrollo conjunto, organizaciones multidisciplinares profesionales de calidad, y con falta de formación en muchos campos de todos los implicados.
 
Para que una Boodega promueva con éxito el enoturismo, es imprescindible contar con un objetivo o meta que se desee alcanzar. Un objetivo que pueda ir incrementando como por ejemplo, contar con un grupo de 10 personas el último sábado de cada mes, para ir superando esta meta, y que se realice todos los sábados del mes.
 
El Departamento de enoturismo ha de realizar con éxito esa misión de cumplir el objetivo. Para la Bodega es importante que se cumpla, ya que para ese fin empresarial crea una organización con nuevos puestos de trabajo. Se ha de cumplir el propósito lucrativo, mediante el uso eficiente de recursos. Las visitas de los enoturistas generan ingresos por la visita, por el vino que compran antes de marchar a sus domicilios, y por la fidelización que se logra si se enamoran de sus vinos.
 
El vino precisa ser degustado o catado, si queremos lograr incrementar las ventas. La mejor oportunidad es hacerlo en Bodega, dónde todo nace.
 
El Departamento de Enoturismo ha de estar disponible al público en fechas en las que la mayor parte de las personas no trabajan como fines de semana, festividades, puentes, vacaciones de verano, navidad y semana santa. Algún representante de la dirección y ciertos miembros del personal de operación deben estar en funciones cada hora de las citadas fechas.
 
El Responsable del Departamento de enoturismo debe:
 
- crear los servicios enoturísticos, con clara indicación de los horarios, lo que incluye, y sus precios.
- establecer los deberes y responsabilidad de los subordinados.
- mantener una buena comunicación con sus subordinados, especializandolos técnicamente.
- supervisar a los subordinardos del Departamento, de forma correcta e inteligente. 
- efectuar publicidad segmentada en los canales de comunicación de su alcance ecónomico, (prensa escrita, prensa digital, redes sociales, Google adwords, radio y televisión) con el ánimo de lograr un retorno de la inversión.
- fidelizar al enoturista proponiéndole nuevos planes, y nuevas experiencias sensoriales. Teniendo una base de datos de enoturistas, hay que saber aprovecharla, y comunicarle bajo su consentimiento expreso, todas las actividades que promocionemos. Al fidelizar al enoturista conseguiremos el famoso "boca a boca" de la calidad de nuestros servicios. Ese "boca a boca" es nuestra mejor publicidad.
- esforzarse por analizar y conocer proyectos de éxito, experiencias de otras Bodegas, y alimentarse de las reflexiones que en foros y jornadas se se trata, sobre el presente y el futuro del enoturismo.
 
Si el responsable cumple estas cuatro premisas, será un administrador efectivo.
 
El responsable del Departamento debe propender por la generación de tres elementos éticos fundamentales que permitan el desarrollo de los valores:
- la ética de la responsabilidad,
- la ética hacia el interés de todos, y
- la ética de la organización.
Es decir, el Departamento de enoturismo debe propender hacia la consolidación de una empresa ética basada en éstos elementos:
- una cultura corporativa sólida (valores construidos colectivamente),
- el talento humano como capital principal de la empresa,
- la calidad como aspiración fundamental,
- la combinación de la búsqueda de bienes tangibles (materiales) e intangibles (armonía, cooperación, ausencia de conflictos, cordialidad),
- la preocupación por los enoturistas, trabajadores, y los competidores, en el marco de sus actuaciones,
- la asunción de responsabilidad social por las acciones de la empresa,
- el ejercicio de una dirección basada en los valores, y predominio de un contrato moral de la empresa con sus integrantes, más allá del contrato legal.
 
Dentro del Departamento de enoturismo debe existir comunicación.
 
La comunicación es un proceso por el que los individuos interaccionan entre si, mediante símbolos que representan información, ideas, actitudes y emociones, con el fin de influirse mutuamente.
 
Hoy está teóricamente asumido que la comunicación es una actividad consustancial a la vida de la organización. Pero la comunicación no hay que entenderla únicamente como el soporte que sustenta las distintas actividades de la organización; la comunicación es un recurso, un activo que hay que gestionar.
 
La necesidad de comunicación en una organización se ve reforzada cuando observamos las múltiples ventajas que se derivan de ella, tanto para la organización como para las personas, es por esto que el Responsable del Departamento de enoturismo debe estar abierto al dialogo y fomentar una buena comunicación, por las siguientes razones:
 
1.- Los procesos de comunicación, desde una perspectiva sistémica, permiten a la organización mantener la coordinación entre sus distintas partes y alcanzar así su característica esencial. La acción coordinada y el trabajo en equipo, frente al trabajo en solitario sin interacción cooperativa y coordinada, contribuirán a lograr los objetivos estratégicos. Esto adaptado a la actividad enoturística genera buena imagen de la empresa frente a sus clientes, por lo cual, beneficia y enriquece el servicio o servicios ofrecidos.
 
2.- La comunicación es, además, un instrumento de cambio. El pensamiento estratégico lleva implícito un mensaje de cambio: la necesidad de adaptación al entorno cambiante en el que vive la organización. En este contexto, la comunicación interna permite la introducción, difusión, aceptación e interiorización de los nuevos valores y pautas de gestión que acompañan el desarrollo organizacional. Permitiendo así a la empresa estar siempre abierta a cambios que el entorno nos impone y que clientes buscan para su mayor satisfacción y beneficio.
 
3.- Por otro lado, uno de los objetivos que toda organización persigue es que sus trabajadores estén motivados, identificados con los objetivos organizacionales. Los trabajadores a su vez necesitan estar informados para sentirse parte activa de la organización y que la participación reciba el adecuado reconocimiento. De este modo, la comunicación al incrementar la posibilidad de participación, favorecer las iniciativas y movilizar la creatividad, se convierte en un factor de integración, motivación y desarrollo personal.
 
4.- La comunicación se dibuja como un recurso de vital importancia para el funcionamiento de una organización o empresa enoturística. Sin embargo en la realidad empresarial se le ha concedido una atención muchas veces insuficiente y se ha entendido de modo distinto el concepto de comunicación, el proceso y los contenidos de lo que se debe comunicar.
 
5.- La gestión de este recurso debe tener como objetivo básico, cubrir las necesidades de comunicación de los distintos actores de la organización y de su entorno más inmediato. El éxito exige, como punto de partida, lograr un cambio de valores y de cultura organizativa que predisponga a comunicarse.
 

 





    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...