LLAMANOS 34 91 535 89 90

El vino de uva Riesling, el blanco elegante.

Los vinos jóvenes son muy afrutados, recordando la manzana verde, el membrillo, los cítricos y muy especialmente la lima, recuerda también la guayaba. Todo ello con toques minerales.

Cultura del Vino | 2017-08-31 12:43:42


Sus vinos secos envejecen muy bien y toman aromas, que sin perder su afrutado recuerdan a la miel y si son suficiente maduros al pan recién horneado y las galletas.

Es una de las pocas variedades que exhibe un aroma primario característico con la que se elaboran vinos blancos de gran calidad, muy aromáticos, estructurados y elegantes con poca acidez.

También se obtienen vinos licorosos mediante sobremaduración o ataque de podredumbre gris. Al ser sensible a la botritis, si se maneja adecuadamente puede emplearse para la obtención de vinos dulces especiales muy aromáticos tipo Sautermes manteniendo una acidez adecuada.

Los vinos de riesling tienen una marcada acidez, incluso sobremadurando las uvas.

Vista:

Color amarillo pajizo con reflejos verdes brillantes que resaltan su frescura.

Nariz:

Aromas frutales a limon, pomelo, citricos en general, manzana verde, melocoton. Aromas florales a flores blancas, anis, tila, comino, hinojo.

Boca:

Vino muy fresco de principio a fin. Destaca su redondez grasa. Puede ser graso y glicérico, con buen cuerpo…

El vino de riesling puede evolucionar positivamente en botella. Los vinos de vendimias tardias dan vinos con mucha clase. Es una variedad muy expresiva del “terroir”. El riesling desarrolla aromas minerales dependiendo del tipo del suelo en el que se encuentra establecido.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...