LLAMANOS 34 91 535 89 90

El vino de Castellón avanza hacia los nuevos desafíos de calidad.

La provincia de Castellón goza de notables vinos blancos, rosados, tintos y dulces, de calidad comparable a los más reconocidos.

Denominaciones | 2017-12-11 18:05:13


‘Vins de Castelló’ responde a una Indicación Geográfica Protegida que integra a la gran mayoría de viticultores y bodegueros castellonenses, y exige la aplicación de rigurosos parámetros analíticos y organolépticos en los vinos.

En torno al año 2000 algunos agricultores de la provincia pensaron que la vitivinicultura podía ser una buena opción agrícola como lo fue en los siglos del XV al XX tal como hemos señalado anteriormente.

La ilusión de un pequeño grupo de viticultores y la dirección y ayuda de la Consellería de Agricultura hicieron posible que el año 2003 se creara y reglamentara La Indicación Geográfica “Vins de la Terra de Castelló”. Esta figura de calidad designa los vinos obtenidos íntegramente de uvas producidas dentro del área compuesta por los terrenos aptos para la producción de uva de vinificación emplazados dentro de tres subzonas vitivinícolas denominadas Alto Palancia-Alto Mijares, Sant Mateu y Les Useres-Vilafamés.

Los desafíos para el vino de Castellón pasan por investigar maneras de tener cada vez mejores vides para mejorar cada vez más la calidad de las uvas: tipos de poda, manejo de suelos, control del estrés hídrico, dominar el vigor de las cepas, control de plagas y viticultura de precisión.

En segundo lugar, analizar todos los factores posibles para determinar el momento óptimo de la vendimia de  cada variedad, para conseguir todas las potencialidades de cada variedad, y elaborar cada vez mejores vinos: menos tecnológicos y más ecológicos.  En definitiva, conseguir reducción de costes mediante la mecanización de los procesos.

Por otra parte, debemos conseguir determinar las peculiaridades distintivas del vino de Castellón, revalorizando nuestro terruño, nuestro “terroir”, buscando una viticultura sostenible, y  la recuperación de variedades tradicionales y/o adopción de variedades mejorantes, que contribuyan a la diferenciación o tipicidad del  vino de Castellón. En este orden de cosas, no debemos olvidar el promover medidas que mitiguen los posibles cambios climáticos y disminución de lluvias.

Finalmente, y como uno de los aspectos más importantes, debemos aumentar la conciencia entre los vitivinicultores de que el éxito del vino de Castellón depende en parte de nuestra unidad de acción.





    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...