LLAMANOS 34 91 535 89 90

El río Arlanza, el río que da vida al vino palentino.

La provincia de Palencia conserva en sus tierras una parte de la tradición vitivinícola de la Comunidad y, aunque no es tan mencionada como otras importantes y grandes zonas, guarda en terrenos más pequeños el nacimiento de vinos extraordinarios.

Cultura del Vino | 2017-06-20 17:18:03


La Comarca del Arlanza está vertebrada por ríos y arroyos cuyas riberas serpenteantes son germen de amplios y extensos bosques de encina, roble o sabina. Lugares donde poder gozar de un paisaje puro donde la erosión y el tiempo han generado relieves plegados, cuevas modeladas en al roca, cascadas y ásperos cortados.

Se abre en Lerma recorriendo el valle del Arlanza que da el nombre. La superficie del viñedo es aproximadamente de 1.800 has.

Tenemos que la buena orientación de las pendientes y el abrigo del valle por la Sierra de Covarrubias hacen que los 900 m. de altitud de la zona no sean un punto desfavorable para el buen desarrollo del viñedo.

Suelos moderadamente arcillosos con algunas terrazas aluviales y pluviometría baja hacen que sus variedades Tinto Fino, Garnacha y Albillo nos den unos vinos rosados, ligeros, frescos y afrutados pero son una excelente calidad en bruto la cual nos falta por pulir para que brillen con luz propia

Naturaleza y vino son conceptos que van inexcusablemente unidos, un paisaje que trascurre siguiendo la ribera del río Arlanza, desde los pinares de Quintanar de la Sierra, hasta el límite con Palencia donde desemboca en el Pisuerga a la altura de Torquemada.

La uva Tinta del País o Tempranillo, adaptada a la zona desde tiempo ancestral, confiere a los vinos de esta ruta una personalidad propia. Esta Ruta rebosa historia, belleza e hidalguía a través de las casas blasonadas que puedes encontrar en los municipios por los que discurre, cuya antigüedad se remonta al siglo XV.

 

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...