LLAMANOS 34 91 535 89 90

Disfruta del buen vino en Nochevieja y comenzar el 2018.

El vino estará presente en nuestras mesas para finalizar el año, en armonía con las recetas más esmeradas para la ocasión y brindaremos con vino por el año que se fue y el que viene. Disfruta la Nochevieja.

Cultura del Vino | 2017-12-22 12:14:38


El 2017 se va y en las mesas, sobre todo en un país como España,  está el mejor vino para despedirlo en compañía.

La Nochevieja tiene especial presencia los vinos espumosos y el Cava. El efecto carbónico del cava armoniza con los 4 sabores básicos : salado, dulce, ácido y amargo. Sin embargo, un criterio de maridaje a tener en cuenta es la cantidad de azúcar que determina la idoneidad de cada cava para acompañar un aperitivo, comida o postre. Para acompañar aperitivos variados lo más recomendable son los Brut.

Los vinos espumosos cada vez están más aceptados para abrir las comidas en vez de  ser el broche final. El Cava puede ser un acompañante ideal para los entrantes. Los nuevos tipos de ensaladas, que combinan frutas o vinagres suaves, hacen que el cava pueda ser el complemento ideal para empezar una comida.

El problema de las comidas y cenas con numerosos amigos y familiares es que cada uno tiene un gusto. La principal condición que debe tener un vino para afrontar la Nochevieja es que agrade a la mayoría.

El vino blanco suele aparecer para acompañar entrantes ligeros, mariscos, pescados…pero hay que tener en cuenta que  dentro de los blancos, los hay con volumen, con alma de tinto. Estos vinos pueden acompañar por ejemplo una receta de besugo al horno o carnes blancas y de aves. Pero sin duda una estrella de las mesas españolas hablando de blancos es el Alvariño. Por ejemplo, podemos tomar albariño con lubina a la espalda, un plato de vieras, crema de marisco; el buey de mar con bogavante, puerro y alga codium; y la dorada en caldo de caldeirada. Por supuesto entre los platos recomendados no puede faltar el pulpo a feira o las empanadas de zamburiñas.

Poco en cuenta se tiene a veces al gran comodín, el vino rosado. En España tenemos excelentes vinos rosados, sobre todo de la D.O Cigales o la D.O Navarra. Los vinos rosados bien elegidos, son perfectos para combinar con pescados y mariscos; pastas con salsa de tomate, quesos o salsa blancas; arroces y paellas, sobre todo en épocas estivales, o con carnes y verduras.

Aunque hay tintos jóvenes y frutales, que pueden acompañar platos ligeros, incluso de pescado, hay que admitir que el tinto es el rey de la mesa cuando se trata de los platos más fuertes. La rica constitución de los vinos tintos y su complejidad de sabores predispone a acompañar los platos más pesados. Uno de los elementos que se imponen es su poder tánico con sus características asociadas de amargor y astringencia. Todos los vinos tintos tienen taninos, que provienen de las pieles de la uva, y además los envejecidos en botas de roble se enriquecen del tanino duro de la madera, lo que se manifiesta en un perfil astringente.

Los platos dulces, como el magret de pato con salsa de arándanos, exigen vinos tintos muy suaves, con  taninos muy  aterciopelados y maduros. Y, como no abundan  los   tintos  de esas   características, la elección siempre será comprometida. Por eso se recomienda elegir Merlot o un Pinot Noir de vendimia madura.

El mayor acierto está en acompañar el plato principal de los tintos de la zona geográfica. Hacer así gastronomía regional. Ribera del Duero con cordero lechal, por ejemplo.

Pero en definitiva para disfrutar del vino, debemos mantener nuestras preferencias ya que nadie mejor que nosotros conoce nuestros gustos y aficiones.

Buena entrada en el 2018, buen vino y ¡salud!.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...