LLAMANOS 34 91 535 89 90

¿Cómo afecta a los viñedos de la Rioja Alavesa las heladas de primavera?.

Las heladas de primavera son las más temidas por los viticultores. En la Rioja alavesa muchos cultivos se vieron afectados y los viticultores tuvieron que tomar medidas.

Cultura del Vino | 2017-07-04 12:21:58


El descenso de temperatura por debajo de los 0º C en Rioja Alavesa, lo mismo que en buena parte de Rioja Alta, ha ocasionado daños en buena parte del viñedo Alavés.

Los condicionantes que han marcado este accidente climatológico son: primero, la intensidad de la helada, con descensos de temperatura por debajo de los -3ºC en algunos casos y, segundo, el avanzado estado vegetativo de la viña en el momento de la helada.

Las elevadas temperaturas de final del invierno y del principio de primavera habían propiciado un desarrollo muy adelantado en la generalidad de los viñedos. Muchos viñedos se encontraban en el ciclo que denominamos fenológico, con “Racimos extendidos” y “racimos visibles” más propios de mediados de mayo que de finales de abril.

Por otra parte la sequía que se ha acumulado durante el invierno, con precipitaciones muy por debajo de las habituales en esta época del año, dan como consecuencia una mayor debilidad de la planta para soportar situaciones de estrés.

Ante esta situación se recomendó a los viticultores:

-Si el pámpano está afectado en su totalidad, dejarlo, caerá solo.

- Si la afección no llega a todo el pámpano y los racimos están bien, tampoco en este caso habría que hacer nada.

- En las viñas jóvenes que no hayan entrado en producción, que tengan los ápices de pámpano helados, podar la yema ciega para poder sacar de ella un sarmiento que nos permita formar de nuevo la cepa.

- Si se tiene la seguridad que los racimos están dañados es recomendable llevar a cabo la eliminación de los mismos y hacerlo con minuciosidad para no dañar la yema de la base del pámpano. Conviene eliminar esos brotes cortando con tijera y dejando un tocón verde de uno o dos centímetros en el brote dañado.

-Si existe posibilidad de regar, una aportación de agua ayudará a la planta a superar la situación de estrés, a la brotación de aquellas yemas que no han sido dañadas, así como a la hidratación de los tejidos verdes que hayan quedado vivos. 

 

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...