LLAMANOS 34 91 535 89 90

Bodegas Legaris

BODEGA LEGARIS. Una bodega moderna que apuesta por un nuevo concepto de vino, buscando el equilibrio entre la elaboración tradicional y la creación de vinos de corte moderno, respetando lo más importante ..... el origen.

De bodegas con la bruja Viri | 2017-05-30 10:41:03


 

BODEGAS LEGARIS

CURIEL DEL DUERO (VALLADOLID)

 

Bodegas Legaris es una bodega perteneciente al grupo Codorníu y se encuentra en Curiel del Duero en Valladolid, de la denominación de origen Ribera del Duero.

A finales del año 1998 compran los terrenos, plantando los viñedos al año siguiente, consiguiendo su primera cosecha en 2001. Su primer vino sale al mercado en 2003.

 

 

Su arquitectura, creada por el prestigioso arquitecto Domingo Triay, es muy varguardista. Predominan las lineas rectas y sencillas, la decoración minimalista y los grandes ventanales para contemplar el paisaje y los viñedos.

Una estructura que se distribuye en forma de cruz donde abundan los espacios abiertos y la luz natural realizando una fusión entre el exterior y el interior. Todo pensado para crear un nuevo concepto de bodega y de vino donde lo importante brota del interior al igual que en el viñedo.

 

 

Su filosofia está basada en el "equilibrio". Un equilibrio entre lo tradicional y lo innovador. Este equilibrio está siempre presente. Su logotipo representado por dos eles realizando un cuadrado con un punto en el medio sugiere que todo gira alrededor del patio central de forma equilibrada. Igualmente su arquitectura muestra una plaza central desde donde parten los cuatro brazos en forma de cruz.

Con Belen Saenz, responsable de enoturismo, recorro los viñedos y la zona de elaboración.

 

 

Desde una gran terraza divisamos parte de los viñedos y el fabuloso Castillo de Peñafiel al fondo. Mayoritariamente son de uva Tempranillo y una pequeña parte de Cabernet Sauvignon.

La altura de las plantas es grande para facilitar el trabajo en campo. Tienen en los viñedos un Sistema Anti-heladas con microaspersores para pulverizar agua y crear un Efecto Iglú en los brotes de las cepas. Con este efecto consiguen dejar la parte exterior del brote a 0 grados y así proteger la parte interna de la planta.

 

 

Controlan cada planta y cada zona con lo que llaman un Mapa de Vigor. Mediante satélite, avioneta o dron divisan las zonas de viñedo radiografiando cada terreno. Con esto controlan qué cepas o zona de viñedo necesita más cuidado o aporte para su perfecta maduración.

 

 

Regresamos a la bodega donde cuelgan los "cuadros naturales", es decir, grandes ventanales donde se aprecian las magníficas vistas de los viñedos y alrededores.

Aquí todo es claridad, iluminación natural y grandes espacios donde lo importante es lo que se observa desde este punto central de dentro hacía fuera, mimetizada la tecnología interior con el paisaje exterior: Elaboración tradicional con tecnología innovadora.

 

 

La bodega está creada y pensada para que en el piso superior y con grandes ventanales las visitas puedan disfrutar y observar la elaboración de sus vinos sin que afecte al trabajo en bodega, que se realiza en la planta inferior.

 

 

Cuando la uva seleccionada accede a la bodega, dependiendo de la añada, tipo de uva y zona vendimiada, pasa por la cámara de frío para concentrar más los aromas. De aquí y una vez despalillada la conducen a los depósitos troncocónicos, barricas de roble o depósitos de hormigón donde fermenta.

 

 

Belén me comenta que es una bodega en constante renovación, siempre investigando para mejorar y adquirir nuevos y mejores matices a sus vinos. Han incorporado recientemente varios depósitos de hormigón de diferentes formas para observar como va evolucionando el vino dependiendo del formato de los depósitos y elaborar con el que aporte mejores características a sus vinos.

 

 

Seguimos el recorrido llegando a la sala donde envejecen sus vinos. Descubro un mar de barricas procedentes de múltiples tonelerías de las más prestigiosas del mundo. Cada añada es diferente y cada una de ellas necesita distintos matices que le aportan las variadas tonelerías por sus tostados, tamaños, tipo de madera, granos....

Con esta variedad de matices de las distintas tonelerías elaboran sus vinos y para cada añada incorporan tonelerías nuevas. Siempre la madera al servicio de la uva.

 

 

Se incorpora a mi visita Jorge Bombín Val, enólogo y alma de los vinos de esta bodega. Llegamos a una sala de cata donde los "cuadros naturales" son sus propias botellas ensambladas en la madera de las estanterías donde es encuentran. Aquí catamos los vinos.

 

 

Jorge es un constante investigador. Los vinos que elabora siempre tienen que representar la zona donde han nacido y para ello busca métodos y aportes que ayuden a que estos sean lo más naturales y autóctonos posible.

Legaris Verdejo. Un vino elaborado fuera de Ribera del Duero que expresa todos los matices de la uva Verdejo. Mucha fruta blanca con algun toque cítrico y un punto de amargor.

Legaris Roble 2015. Tempranillo con tres meses de barrica,  muy aromático donde la fruta fresca es la protagonista. Un vino muy natural.

Legaris Crianza 2013. El vino más representativo de la bodega. Tempranillo con un toque de Cabernet Sauvignon que refleja su filosofía: equilibrio y elegancia.

 

 

Legaris Reserva 2011. Solo elaborado en añadas excelentes. Un Tempranillo con aromas concentrados de fruta compotada y notas de vainilla, envejecido en roble francés.

Tuve la suerte de catar su Legaris Selección Especial 2014 que todavía no ha salido al mercado y no está definido su nombre de comercialización. Un Tempranillo muy afrutado. Para su elaboración han recuperado el hormigón y envejece 9 meses en barrica. Creado especialmente para el mundo de la restauración.

Legaris Calmo 2012. Su vino de alta gama. Un vino de autor que quiere representar el mejor potencial y reflejo de Ribera del Duero. Se elabora con vino madre, es decir, sin prensar y con "vino lagrima nocturno". El vino lagrima nocturno es el resultante de separar los hollejos y dejarlos durante una noche en un depósito. Por gravedad el vino que cae de estos hollejos es separado y vinificado para añadir más o menos cantidad dependiendo de la añada. Este vino aporta una gran concentración y potencia.

Su envejecimiento siempre es en barrica nueva de roble francés. Un vino fino y elegante donde se disfruta la fruta roja y aunque le faltan unos 2 años de botella ya apunta muy buenas maneras.

 

 

Agradecer a Belén la agradable visita que me ha brindado donde he disfrutado del paisaje y la bodega. A Jorge su tiempo y la estupenda cata que hemos realizado en la que he podido disfrutar de sus vinos ya comercializados y los que nó. He podido catar las diferentes añadas que es donde se comprueba su gran labor. 

Una búsqueda constante para crear el mejor Tempranillo que represente a su zona .... Ribera del Duero.

 

 

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...