LLAMANOS 34 91 535 89 90

Bodega Sierra Salinas

Bodega Sierra Salinas, enclavada frente a la sierra que lleva el nombre de la bodega y que representa uno de los principales pulmones de la provincia de Alicante: Sierra de Salinas. Desde la ubicación de la bodega se puede contemplar, además de los viñedos mayoritariamente de Monastrell, los diferentes picos de la abrupta sierra vestidos de bosques y matorrales.

De bodegas con la bruja Viri | 2018-05-15 00:00:00


 

 

BODEGA SIERRA SALINAS

VILLENA (ALICANTE)

 

 

Bodega Sierra Salinas se encuentra en Villena, provincia de Alicante. Su enclave hace frontera entre las provincias de Murcia y Alicante. Situada frente a uno de los principales pulmones de la provincia de Alicante que da lugar al nombre de la bodega: Sierra de Salinas. Un Espacio Natural Protegido donde abundan los bosques y arbustos.

 

 

La bodega fue construida en el año 2006 por la familia Castaño, con una arquitectura moderna y grandes ventanales mimetizándose con el paisaje presidido por Sierra de Salinas y rodeada de viñedos viejos de variedades autóctonas, olivos y almendros.

 

 

En el año 2013 pasó a manos de MGWine Group, una empresa familiar enamorada de la viticultura y el viñedo. Una empresa que apuesta por la singularidad y la autenticidad en el vino y sus suelos. 

Actualmente comprende cinco bodegas, situadas en entornos característicos de la zona donde se encuentran, representativas del terruño donde se crean sus vinos y con variedades autóctonas en su elaboración.

 

 

Con estas vistas del paisaje alicantino me dirijo junto con Sebastien Boudon, director técnico, Juan Manrique, director general y Juan Ramón, enólogo de la bodega, a recorrer parte de las más de 60 hectáreas de viñedos viejos mayoritariamente de uva Monastrell y gran parte de Garnacha Tintorera, por considerar esta última el complemento ideal para la Monastrell.

También producen un pequeño porcentaje de Cabernet Sauvignon y Petit Verdot para realizar sus coupages.

 

 

Me llama la atención la dureza del terreno y el suelo tan pedregoso. Visitamos un viñedo viejo de uva Monastrell, un terreno de secano con mucho estrés por la falta de lluvia. Esto favorece a la calidad de la uva porque genera estrés a la planta y produce granos muy pequeños y con un alto grado de concentración. La plantación está hecha en vaso muy bajo para recoger mejor la humedad.

 

 

Seguimos por otro viñedo más arenoso con casi 50 años de uva Monastrell que se encuentra frente a la bodega. Desde aquí observamos la antigua bodega Casa Mira de 1950 que hoy está abandonada pero guarda los detalles de la antigua edificación presenvando sus orígenes.

Todo el cuidado del campo es ecológico, utilizando azufre y cobre, además de feromonas (sustancias olorosas producidas por animales e insectos que afectan el comportamiento de otros miembros de la especie) para evitar las plagas.

 

 

Regresamos a la bodega donde el arquitecto yeclano Jose María Abellán diseñó la bodega para trabajar en tres alturas y permitir que todo el proceso se desarrollara por gravedad, consiguiendo con esto la mínima intervención y favoreciendo que el vino exprese su autenticidad.

Realizan siempre una vendimia manual, entrando la uva por la planta superior donde se encuentran los depósitos abiertos de acero inoxidable orientados al norte para evitar las altas temperaturas.

Previamente han estado los racimos en la cámara de frio durante 24 horas para extraer aromas y realizar la fermentación lenta.

 

 

Cada parcela de la finca tiene su personalidad, su comportamiento y su carácter singular. Para ello en cada depósito se vinifica una parcela diferente para tratarla y elaborarla individualmente.

Estos depósitos abiertos constan de dos partes, la superior donde una vez terminada la fermantación abren el fondo del depósito y descienden a la parte inferior. Aquí, tras un leve prensado, permanecerá hasta su traslado a la sala de barricas.

Juan Jose nos da a catar los vinos elaborados en el 2017 de algunas de las parcelas vinificadas. La fruta, la potencia de la Monastrell y las características del terreno salen a raudales. Todavía le queda tiempo de vinificación pero ya apuntan grandes maneras.

 

 

Desde estos depósitos y mediante una tubería el vino accede por gravedad a la planta inferior entrando directamente a la Sala de Barricas.

Su Sala de Barricas subterránea permite obtener un aislamiento térmico natural. En este lugar el tamaño de las barricas, el tostado y las características de la madera están adaptadas a cada parcela para extraer lo mejor de cada una de ellas, adecuando la barrica a la personalidad de cada parcela.

Barricas de roble francés de 500 litros son las encargadas de envejecer el tesoro de la bodega: su Monastrell.

Nos trasladamos a la Sala de Catas. Desde su mirador de grandes ventanales se disfruta de una estupenda postal paisajista compuesta por Sierra de Salinas y sus grandes bosques y matorrales.

 

 

Juan Jose me explica su labor. Cada vino es único y diferente dependiendo de la añada, interpretándola y extrayendo lo mejor de cada una de ellas con sus matices y características.

Aunque la protagonista siempre es la uva Monastrell, los ensamblajes con las demás variedades dependen de como se haya comportado la añada.

Son vinos con una gran capacidad de envejecimiento y siempre pasan por barrica francesa.

 

 

MO Salinas 2015. Monastrell con cuatro meses de barrica y dos años en botella donde se aprecian los frutos rojos y un toque especiado. Ha conseguido el premio al mejor vino calidad-precio de la zona.

Puerto Salinas 2012. Monastrell con una pequeña parte de Garnacha Tintorera con un año de barrica. Fino, elegante y sutil.

Puerto Salinas 2013. Un coupage de Monastrell, Cabernet Sauvignon y Garnacha Tintorera. Muy diferente, afrutado y de un rojo brillante.

Puerto Salinas 2014. El primer vino que sale al mercado con su nuevo propietario donde la fruta fresca protagonizaba tanto en nariz como en boca.

Mira Salinas 2013. Coupage de Monastrell y Garnacha Tintorera con 14 meses en barrica. El vino referente de la bodega con un toque clásico. Fruta roja con leves toques golosos y balsámicos.

Mira Salinas 2014. En esta añada se apreciaba más la fruta madura que en la añada anterior.

Salinas 1237 del 2014. Su vino Top en homenaje a los metros del pico más alto de Sierra de Salinas. Es el único que no lo protagoniza la uva Monastrell. Dependiendo de la añada las variedades de uva pueden ser distintas. Aquí se apreciaba la fruta madura con toques de regaliz.

 

En definitiva, catas verticales que interpretan cada añada para descubrir los matices de sus vinos con distintos coupages ... todo un lujazo de cata !!!

 

 

Muchas gracias a Sebastien, Juan y Juan Ramón por hacerme partícipe de vuestros proyectos de singularidad y personalidad en el vino, potenciando y respetando la autenticidad de la zona.

Os animo a visitar esta bodega y disfrutar de su paisaje donde los bosques visten los picos montañosos, se aprecia su terruño singular y sus vinos con personalidad ... Grande la Monastrell !!!

 

 

 





    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...