LLAMANOS 34 91 535 89 90

Bodega Pago Guijoso

Pago Guijoso. Entre extensas hectáreas de albaricoqueros, almendros, cultivos de hortalizas y flanqueados por los Parques Naturales de Lagunas de Alcaraz y Lagunas de Ruidera crecen los viñedos que darán paso a sus vinos de Pago: La máxima calificación de un vino en España.

De bodegas con la bruja Viri | 2017-12-14 00:00:00


 

 

BODEGA PAGO GUIJOSO

EL BONILLO (ALBACETE)

 

 

Pago Guijoso es una bodega perteneciente a la familia Conesa, concretamente a Antonio Conesa. La finca adquirida por la familia en el año 2013 consta de dos mil hectáreas y se encuentra situada en el municipio de El Bonillo, provincia de Albacete.

Con una altitud de 1.100 metros, un clima extremo (gran diferencia de temperatura del día a la noche) y un suelo pedregoso donde abundan los guijos o guijarros (esto da nombre al pago: Guijoso) aportan una personalidad singular al terruño para elaborar sus vinos de Pago: La máxima calificación de un vino en España y que únicamente 14 exclusivas bodegas pueden presumir de ello.

 

 

Al cruzar el umbral de la finca me siento transportada a una postal donde la naturaleza crece a raudales. Una extensa planicie flanqueada por los Parques Naturales de Lagunas de Alcaraz y Lagunas de Ruidera donde la vista no alcanza a divisar las extensiones de almendros, albaricoqueros, campos de hortalizas... estas circunstancias hacen que por convencimiento del entorno, sus vinos sean ecológicos.

 

 

 

Con Pedro Carrascosa, director general de la bodega, empezamos a recorrer este maravilloso edén. Las aproximadamente 2.000 hectáreas de la finca se encuentran divididas en 1.000 de regadío, 180 de almendros ecológicos, 700 de monte, 25 de albaricoqueros .... y dentro de esta diversidad de cultivos se encuentran 120 hectáreas de viñedo de las cuales 20 son de viñedo recién plantado.

 

 

En esta extensa planicie todos los viñedos que componen la finca se encuentran a la misma altura, con el mismo tipo de suelo arcilloso y mucho pedernal que le transfiere mineralidad a la planta. La climatología de la zona en época de maduración puede varias en más de 20 grados del día a la noche, esto junto con la altitud del terreno produce una acidez que beneficia la elaboración de sus vinos.

Aquí el clima es muy limpio porque no hay absolutamente nada alrededor más que naturaleza. Con este entorno ecológico llevan a cabo su lema: La mejor uva es el mejor vino.

 

 

Llegamos a una viña de 1982 que se considera de las primeras plantadas en espaldera en España. La finca consta de dos estaciones meteorológicas para recoger datos de pluviometría. Con esto quieren llegar a vendimiar por separado cada fila del viñedo dependiendo del estado del clima de cada hilo.

Por ello cada parcela, subparcela y fila de la viña se encuentran numeradas.

 

 

En nuestro recorrido llegamos a lo que llaman Campo Base o Campo Madre. Un viñedo de cuatro hectáreas plantada recientemente y que corresponde al primer desarrollo realizado de una nueva variedad de Garnacha creada en un laboratorio. De aquí sacarán los nuevos injertos para poder plantarla sucesivamente y crear una variedad de garnacha de grano menudo de baja producción y muy concentrada.

 

 

Siguiendo por viñedos recien plantados (Viognier, Albariño ...), variedades más antiguas (Petit Verdot, Chardonnay ... ) y curiosidades plantadas para estudiar como se desarrollan en el terreno llegamos a una plantación de coliflores que en ese momento están recolectando. Más de 130 hectáreas de este vegetal de las 1.000 que tienen con cultivos de regadío aportan un valor añadido a las cepas.

Probé la coliflor en crudo recién cortada y .... me encantó !!!!

 

 

 

En la bodega y en toda la finca la ecología es su máxima y para ello el círculo de la vida y el aprovechamiento de los recursos naturales se realiza de forma ecológica.

Además, la finca cuenta con una de las ganaderías más punteras de Castilla la Mancha y tienen Denominación de Origen. Sus más de 3.200 ovejas son las encargadas de "arrancar y podar" las hojas de las tierras de cultivo y su estiércol se utilizará para abonar los viñedos.

Puedo asegurar que dejaban los cultivos perfectamente podados ... unas profesionales !!!!

 

 

Paseando por donde nacen y viven estas ovejas pude comprobar el esmerado cuidado con el que son tratadas. La alimentación está controlada con maíz y el aporte de todos los nutrientes que necesitan. Tienen también la incubadora donde se encuentran los corderos recién nacidos con biberones en las paredes para su aporte nutricional. Todos ellos se encargarán de dar la leche para elaborar sus quesos donde los requisitos para alcanzar la máxima calidad son: leche, genética y alimentación. Su curación se realiza sobre planchas de madera de Sabina que aporta unos matices únicos.

 

     

 

 

De vuelta a la bodega pude observar el acuífero y los pozos con los que cuenta la finca para regar sus campos. También me llamó la atención los 365 Majanos o guaridas de conejos que han construido, todos con su número de identificación. Pequeños laberintos tapados con piedras para el refugio de los conejos. En la finca también viven gran cantidad de perdices, liebres, jabalíes, ciervos ... un pequeño paraíso para los animales y las plantas.

 

 

Una de las joyas princiipales de esta finca es su Bosque de Sabinas. Un estanque rodeado de tres hectáreas de árboles milenarios. La Sabina es el árbol más protegido y este bosque es uno de los pocos existentes en el mundo. Aquí se encuentra la Sabina Milenaria que según estudios tiene unos 2.000 años y da nombre a alguno de sus vinos.

 

 

El proceso de elaboración del vino comienza con una vendimia nocturna a unos 10 grados. Una vez entra la uva en bodega la despalillan y bajan la temperatura con un moderno procedimiento de conductos de agua fría.

Siempre vinifican parcela y subparcela por separado y la fermentación alcohólica la realizan en acero inoxidable. La fermentación maloláctica se efectúa en acero o madera, dependiendo de la variedad y el vino a elaborar. 

Sus vinos son siempre elaborados con Mosto Flor, es decir, el vino más puro sin prensar y con levaduras autóctonas seleccionadas.

Tuve la oportunidad de catar desde sus depósitos el Chardonnay de 2016 con una gran potencia aromática y una buena acidez. Me sorprendió su Rosado con aromas golosos a fresa y una gran frescura en boca.

 

 

Los depósitos de acero han sido ideados por ellos para realizar remontados automáticos. El filtrado se realiza por microfiltraciones para que el vino se comporte de lo más natural ... La más alta tecnología para crear el vino más natural y de la máxima calidad.

En su sala de envejecimiento descansan más de 500 barricas de roble francés y alguna de roble americano.

 

 

Sus corchos también son ecológicos con FSC (Certificación de Bosques Sostenibles).

El Beso de las Uvas. Representan sus Vinos de Autor tanto en Blanco como en Tinto queriendo transmitir la ternura, pasión y cariño con que se elaboran predominando la fruta fresca.

La Doncella (sus vinos con D.O. Tierra de Castilla). El nombre es debido a una leyenda de la zona. Catamos Doncella Rosado en el que los frutos rojos y toques a piruleta protagonizaban los aromas. En su vino Doncella Tempranillo se apreciaba la fruta negra muy madura.

La Sabina. Son los vinos pertenecientes a su propia D.O. Pago Guijoso y el nombre homenajea al bosque de Sabinas que se encuentra en la finca y en especial a la que tiene más de 2.000 años. Tanto en sus monovarietales de Merlot y Syrah como en su Gran Reserva se aprecia la complejidad aromática. La fruta roja madura predomina con notas de monte bajo y toques balsámicos de la buena integración de la fruta con la barrica.

 

 

Muchas gracias a Pedro Carrascosa por el gran día que me ha brindado recorriendo los rincones de este entorno único y espectacular. Un entorno ecológico por convencimiento debido a los parques naturales que lo rodean y a la flora y fauna que aporta unas características singulares al lugar. Todo ello para crear sus Vinos de Pago.

 

 

 

 

 

 

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...