LLAMANOS 34 91 535 89 90

Bodega Nexus

Bodega Nexus. Una bodega vanguardista creada desde la pasión y para la conservación de su patrimonio familiar cultural y natural donde cuentan con la más alta tecnología al servicio del vino artesanal. Además es una de las pocas bodegas españolas que uno de sus vinos es vino Kosher, el único vino que beben los judíos ortodoxos.

De bodegas con la bruja Viri | 2018-02-06 00:00:00


 

 

BODEGA NEXUS

PESQUERA DE DUERO (VALLADOLID)

 

La Bodega Nexus se encuentra en Ribera del Duero, concretamente en el pueblo Pesquera de Duero. Una bodega vanguardista donde la arquitectura minimalista de líneas rectas y sencillas del exterior no revela los tesoros que esconde en su interior.

 

 

Nexus es una bodega familiar propiedad del matrimonio de Ulpiano y Camino. Nació de la pasión por el vino y de querer seguir conservando un patrimonio familiar, cultural y natural que tenían en Toro. Ulpiano conserva el legado familiar del Palacio de Frontaura que se encuentra en Toro (Zamora) y que da nombre a la primera bodega que crearon.

En sus comienzos la familia de Ulpiano poseía más de 120 hectáreas de viñedo en esta localidad de Toro, algunos prefiloxericos y vendía la uva a las demás bodegas.

Posteriormente, crearon su primera bodega Frontaura en Toro y en 1999 decidieron emprender una nueva andadura en Ribera del Duero, creando Nexus, la bodega donde nos encontramos.

 

 

Con Marta Serrada, responsable de comunicación empezamos el recorrido. La bodega tiene una decoración moderna y vanguardista, donde cada detalle está cuidado al milímetro por Camino y Ulpiano. Cada rincón está pensado y estudiado para dar un aspecto elegante y sereno donde sentir y disfrutar del vino.

 

 

Desde la planta alta de la bodega se divisa el recorrido que realiza el río Duero y que bordea la bodega a escasos metros. Aquí también observo su cuidado jardín que representa en su decoración el mismo camino del río.

 

 

Bajamos a recorrer el jardín japonés de inspiración oriental con multitud de especies traídas de Oriente. Varias fuentes decoran este lugar donde todo rezuma armonía y serenidad. Dar un paseo por este lugar con una copa de vino es disfrutar de un mar de sensaciones.

 

 

La bodega se terminó de construir en 2005 y actualmente consta de 40 hectáreas de viñedo repartidas en cinco pagos, representados estos pagos en las etiquetas de sus vinos.

Se nos une en nuestro recorrido Juan Martín Hinojal, enólogo de la bodega, para expicar la elaboración de sus vinos.

 

 

Juan Martín ayudó a diseñar la zona de elaboración para que todo estuviera en una misma planta. Desde que entra la uva hasta que sale el vino embotellado todo se realiza en la planta baja facilitando así el trabajo y acortando el tiempo de manipulación de la uva y el vino.

 

 

La bodega consta de la más alta tecnología. El sistema de control que tienen actualmente en la bodega es uno de los más punteros en el mercado. Por medio del ENOCONTROL, un método muy sofisticado con el que supervisan en todo momento el vino y su elaboración. Cada depósito y cada zona están computerizadas y parametrizadas creando las mejores condiciones para la elaboración y provocando que el vino se comporte de la manera más natural. Con cualquier anomalía o cambio que se produzca saltan las alarmas que controla constantemente el enólogo.

 

 

Juan me comenta que en su elaboración interpretan cada añada. Esto requiere un tratamiento y unas condiciones diferentes en cada una de ellas, para ello estudian cada parcela poniendo al servicio de esa añada su trabajo.

Llegamos en nuestro recorrido al moderno laboratorio desde donde se divisa la zona de elaboración de la bodega. Arantxa, responsable de laboratorio, analiza cada muestra que entra en bodega y realiza los distintos controles de cada parcela, depósito y barrica incluyendo el vino Kosher que elaboran, el único vino que beben los judíos ortodoxos y que tiene una curiosa elaboración que luego os contaré.

 

 

Llegamos a la sala de envejecimiento donde descansan más de 500 barricas de roble francés. Cuidan hasta el más mínimo detalle y trabajan con tonelerías pequeñas que les diseñan las barricas expresamente para cada vino que van a elaborar... una oda a la singularidad y al respeto por la fruta y los matices que se descubren en cada añada.

Todo naturalidad en la elaboración para crear unos vinos de calidad, que vayan mejorando con los años manteniendo su carácter frutal. Para facilitar esta labor siempre utilizan tapón de corcho natural.

 

 

Se nos incorpora Camino, propietaria de la bodega, a la cata que vamos a realizar.

Iniciamos la cata donde Juan Martín me comenta el máximo respeto que procesan por la fruta en sus vinos. Sus barricas se adaptan a las particularidades de cada vino para que aporte matices pero respetando siempre las características naturales del vino y la fruta.

Nexus One. Su vino joven con nueve meses en barrica donde se aprecia mucha fruta con suaves toques golosos.

Nexus Crianza 2011. En este vino la fruta está más confitada pero a la vez es muy fresco en boca y se aprecian los toques de regaliz.

Nexus Plus elaborado con viñedos viejos. Un vino muy intenso y elegante donde los frutos negros y notas mentoladas lo protagonizan.

También catamos los vinos que elaboran en su bodega Frontaura en Toro y su Verdejo de viñedos viejos cuya elaboración la realizan en Rueda con levaduras autóctonas y varios meses de envejecimiento en barrica donde los matices de esta uva se potenciaban.

 

 

Frontaura y Nexus, dos bodegas y dos estilos diferentes. Frontaura una bodega natural donde reina la tradición y naturalidad por el legado familiar y cultural y Nexus una bodega moderna donde todo es tecnología y vanguardia. Pero ambas respetando por encima de todo las características de cada zona buscando la naturalidad en el vino.

 

 

Para finalizar os cuento la curiosa elaboración que realizan con uno de sus vinos, el Nexus Kosher. El único vino que pueden beber los judíos ortodoxos, siendo una de las pocas bodegas que tienen el privilegio de elaborarlo.

-Cuando entra la uva en la bodega para la elaboración de su vino Kosher, ninguna persona que no sea judía puede intervenir en la elaboración manualmente. Juan Martín, el enólogo, supervisa el proceso y el Rabino certifica la elaboración.

-El depósito donde van a introducir el mosto tiene que haberse lavado una vez al día durante tres noches con agua para purificarlo.

-Para la elaboración, cada manguera, grifo, bomba, orificio o depósito por donde va a pasar el vino ha tenido que estar herméticamente cerrado y sellado por un judío con su nombre, fecha y una oración.

-Durante la entrada de la uva y en la elaboración todo tendrá que estar tapado para no ser visto por los no judíos.

-Se elabora con vino madre, es decir, sin prensar, porque no puede pasar por una máquina que haya estado en contacto con otro vino.

-La clarificación se realiza con clara de huevo y solamente los judíos pueden cascar los huevos.

-Se filtra con placas de un solo uso de usar y tirar.

-El tapón tiene que ser de silicona para no tocar algo impuero como el corcho y por supuesto tampoco admiten barrica de madera por la misma razón.

Una curiosa elaboración la de este vino.

 

 

Un placer haber disfrutado de esta bodega donde todo está cuidado al detalle representando el sosiego y la serenidad que necesita un vino para su crianza. Muchas gracias a Camino, Juan, Marta y Arantxa por la estupenda visita que me han brindado y os animo a visitarla y descubrir esos pequeños tesoros que se encuentran en su interior.

 

 

 

 

 

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...