LLAMANOS 34 91 535 89 90

Bodega Carlos Moro

¿Qué tienes, que cada día me emocionas? Este es el mensaje que trasmiten los Vinos de Finca de Bodegas Carlos Moro en su filosofía por una elaboración basada en el trabajo, conocimiento y experiencia de largos años de trayectoria vitivinícola. Unos vinos que emocionen en cada sorbo y con el objetivo de crear el mejor vino del mundo.

De bodegas con la bruja Viri | 2019-01-15 00:00:00


 

BODEGA CARLOS MORO

SAN VICENTE DE LA SONSIERRA (LA RIOJA)

 

 

Bodegas Carlos Moro, se encuentra en el pueblo de San Vicente de la Sonsierra en La Rioja. Una bodega muy personal creada por uno de los más prestigiosos y reconocidos bodegueros de la industria vitivinícola española: Carlos Moro. Un emprendedor nato con vocación de liderazgo cuyo objetivo durante toda su trayectoria profesional ha sido llevar a cabo grandes proyectos para crear los mejores productos.

Hoy en día es el fundador y presidente de una de las empresas bodegueras más importantes de España: Bodegas Familiares Matarromera.

 

 

 

Con Carlos Moro, he quedado para conocer su historia, trayectoria, pasiones y nuevos proyectos recorriendo Bodegas Carlos Moro, quizás el proyecto más personal de su carrera profesional ya que algunos de los vinos que aquí se crean, además de tener un gran equipo detrás de su elaboración, son seleccionados e ideados por Carlos personalmente.

Comenzamos la visita recorriendo la edificación de la bodega creada en los años 50 y cuyo activo fue adquirido por Bodegas Familiares Matarromera en 2014, año en el que se renovaron totalmente las instalaciones para crear la mejor elaboración de vinos y que se encuentra actualmente en obras de ampliación. Carlos me cuenta sus inicios que trascurrieron con una infancia y adolescencia entre viñedos y racimos de uvas en Valoria la Buena. Una localidad cercana a Valladolid con una larga tradición vinícola en la que en cada casa se elaboraban vinos caseros y sobre todo el conocido Clarete. 

 

 

 

Cuando tuvo que tomar la decisión de realizar los estudios universitarios, necesitó decidir entre sus dos pasiones: la tecnología y la agricultura. Dos pasiones y dos ramas que más tarde llegarían a fusionarse para crear su industria bodeguera.

Se convirtió en Ingeniero Agrónomo máster en Enología y Viticultura con estudios en Administración de empresas y comenzó una trayectoria profesional qué, en su afán de perfección y su vocación de liderazgo, le llevó a liderar grandes proyectos entre los que se encuentran entre otros el acuerdo de cooperación de España con Sudamerica en materia de agricultura con solo 27 años, la informatización del INEM y más tarde se responsabilizó de múltiples proyectos como asesor del Ministro de Presidencia.

Con la experiencia adquirida en su larga trayectoría tanto en la rama tecnologíca como en el sector agrario, en 1988 quiso volver a sus raíces para llevar a cabo su sueño: crear una bodega para elaborar el mejor vino del mundo.  

 

 

 

 

Seguimos nuestro recorrido por las obras de la ampliación en la bodega con nuestro correspondiente casco y sistema de seguridad donde Carlos me explica emocionado los nuevos proyectos que van a realizar en ella. Un enorme mirador acristalado en la parte alta con vistas a cinco niveles diferentes de viñedos y al magnífico Castillo de San Vicente de la Sonsierra será el escenario donde se realizarán las catas enoturísticas.

En nuestra visita se nos incorporan Arantxa Gutierrez, responsable de Enoturismo y Roberto Sanz, director de comunicación y estrategia.  

 

 

 

 

Carlos me cuenta el gran reto que se planteó en 1988 para fundar su primera bodega: crear un vino que fusionase los conocimientos adquiridos de la mejor agricultura con la tecnología más avanzada. Así nació Bodegas Matarromera en Valbuena del Duero.

Llevando a cabo su lema “nunca copiar sino ser únicos y con personalidad” buscó para cada función de la bodega a los mejores expertos. Para enología contó con la colaboración de Felix Antonio González, un joven enólogo brillante sin experiencia comercial en otras bodegas hasta ese momento y con el mejor expediente, para llevar a cabo su lema de personalidad y singularidad en sus vinos.

 

 

 

 

Desde la planta alta de la bodega, entre enormes depósitos de hormigón y grandes tinos de roble donde fermentan sus vinos, Carlos me comenta que su primer vino fue diseñado e ideado con la esencia de Ribera del Duero y el objetivo de llegar a ser el mejor vino del mundo. Su sueño se cumplió: su Matarromera 1994 consiguió los mejores reconocimientos nacionales e internacionales entre los que se encontraba la prestigiosa Nariz de Oro y el galardón de Mejor Vino del Mundo en el Concurso Internacional organizado por la OIV y la UIOE.

Estos primeros reconocimientos y los sucesivos premios otorgados como mejor vino del mundo en distintas añadas le abrieron las puertas a la exportación por lo que tras Matarromera comenzó a crear bodegas en las zonas vitivinícolas más importantes de España.

 

 

 

 

Una vez visitada la zona de elaboración nos introducimos en el maravilloso calado subterráneo de 150 metros de anchos túneles donde se encuentra su botellero histórico. En este lugar, en más de 2.000 barricas envejecen sus vinos de forma natural y sin ningún tipo de climatización artificial. Se trata de un calado excavado en 1920 a base de dinamita y que fue ampliado en 1980 con la ayuda de la misma tuneladora que realizó el metro de Bilbao.  

 

 

 

 

Bodegas Carlos Moro representa la culminación a una larga trayectoria cuyo objetivo es elaborar el mejor producto con la máxima personalidad en cada zona vitivinícola española.

Un largo camino que tras Bodegas Matarromera siguieron Bodega Valdelosfrailes en el corazón de Cigales, Renacimiento una bodega de culto a orillas del Río Duero, Emina en D.O. Ribera que representa por su arquitectura y Museo un referente enoturístico en Castilla y León, Emina en D.O. Rueda para la elaboración de blancos de alta gama, Cyan en D.O. Toro, Win su línea dedicada a la elaboración de vinos sin alcohol, Granza una marca de vinos que engloba vinos ecológicos de las diferentes Denominaciones y Carlos Moro, la bodega en la que nos encontramos, que elabora vinos de pagos seleccionados en D.O.Ca Rioja.

 

 

 

 

Más tarde nos trasladamos a la Sala de Catas donde degustamos sus vinos y conocimos las dos líneas que allí se crean Oinoz y CM. Estos últimos representan sus elaboraciones de autor de excelentes pagos que buscan crear grandes vinos de la Rioja pero con una selección muy personal.  

 

 

 

 

Aquí catamos los Vinos de Autor de Carlos Moro. Sus vinos más personales ya que el máximo exponente y factor decisivo tanto en el diseño como en los distintos coupages es Carlos Moro.

Unos vinos exclusivos cuya pequeña producción ronda entre las 2.000 y 6.000 botellas con su correspondiente numeración.

Carlos Moro "Finca Las Marcas". Creado con un viñedo con gran densidad de plantación donde el estress de la planta consigue una pequeña producción en cada cepa pero con gran concentración. Un Verdejo fermentado en barrica con gran capacidad de guarda y una perfecta condición para seguir envejeciendo. Dos meses en barrica con batonages y seis meses de crianza en barrica hacen de este vino diferente y sorprendente con intensos aromas a fruta de hueso y ligeros toques de mantequilla.

CM Prestigio. Un vino de Autor de la variedad Tempranillo con 18 meses de barrica y 18 en botella. Una gran intensidad aromática, tanino pulido, estructurado y cuerpo donde la fruta negra madura lo protagoniza con ligeros toques especiados y notas balsámicas.

Carlos Moro "Viña Garugele", una crianza de 19 meses en barrica y 20 en botella redondean este vino de Tempranillo aportando un tanino ligeramente goloso donde sigue predominando la fruta negra con toques minerales. Un vino fresco y muy elegante.

 

 

 

 

También me fue presentado en primicia el lujoso estuche con la colección de los Vinos de Finca Carlos Moro y sus nuevas etiquetas que acaban de salir al mercado. Seis vinos de Finca y Autor con el slogan ¿Que tienes, que cada día me emocionas?

Unos vinos que no solo emocionan sino que representan un recorrido por la Tierra del Vino plasmando su autenticidad a través de sus bodegas y sus Vinos de Finca.

 

 

 

 

Solo me queda agradecer a Carlos, familia y equipo la estupenda jornada que me han brindado. Ha sido un placer descubrir de primera mano la pasión y el empeño por crear el mejor vino.

Unos vinos que emocionan en cada sorbo y que son fruto del esfuerzo, conocimiento y larga experiencia sin olvidar sus comienzos.

 

 

 





    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...