LLAMANOS 34 91 535 89 90

Así era el comercio y almacenaje del vino en la época romana en España.

La comercialización de vino se realiza utilizando ánforas, es decir contenedores cerámicos específicos, toneles (cupae) o pellejos (cullei).

Cultura del Vino | 2017-10-09 17:38:25


El primer caso, es el envase más conocido, debido a su perduración en el registro arqueológico. Su composición asegura su hallazgo y su hallazgo su estudio y localización. De esta forma cuando el vino es comercializado en ánforas somos capaces, en la mayor parte de las ocasiones, de detectar volúmenes de producción, rutas comerciales y mercados.

En el caso de los toneles y pellejos, su composición exclusivamente en materia orgánica impide su preservación, en condiciones normales, a través del tiempo y son por tanto indetectables para la arqueología. Así, en la Península Ibérica constatamos la existencia de dos producciones vitivinícolas de carácter comercial, fechadas esencialmente, aunque con perduraciones, en época altoimperial y cuyos mercados son fácilmente rastreables ya que utilizan para su comercialización embases anfóricos.

Estamos hablando de la producción de vino localizada en la zona NE de la Península y de la producción vinícola de la Provincia Baetica. Junto a estas dos producciones mercantiles, impulsadas desde Roma especialmente a partir del reinado de Augusto, Hispania acoge un gran número de bodegas a lo largo de toda la época hispanorromana, localizadas mayoritariamente en ámbitos rurales, aunque también con presencia en contextos urbanos, con una producción destinada al autoabastecimiento y al aprovisionamiento de los mercados regionales y de proximidad utilizando para ello contenedores no perdurables, tipo cullei o cupae.

En cuanto a la producción excedentaria de vino tarraconense, localizada geográficamente en las comarcas litorales catalanas y del Levante español, ha sido bien estudiada debido al alto grado de conocimiento de sus envases de comercialización, pero también de los talleres alfareros encargados de su fabricación y de las propias factorías vitivinícolas.

La primera fase de esta producción, que arranca en la segunda mitad del s. II a.C., viene marcada por el uso de ánforas, destinadas esencialmente al abastecimiento de las ciudades de la región. Será a partir de Augusto cuando se produzca una verdadera producción comercial destinada al abastecimiento de la Galia y de la propia Roma.

 

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...